La bancarrota del peso


Todos los adultos que tenemos obligaciones financieras manejamos de alguna manera la noción del presupuesto. Algunos somos muy estrictos y calculamos flujo de caja y nos preparamos para eventualidades, otros lo hacen intutivamente sin sacar demasiadas cuentas, pero todos de alguna manera sabemos cuando estamos cortos de dinero y cuando podemos gastar un poco más y en base a eso nos vamos manejando. Si no lo hacemos bien, pues podemos caer en bancarrota.

¿A qué viene todo esto? La comida también tiene un presupuesto (y no estoy hablando del monetario que también hay que tenerlo en cuenta por la inflación), sino del consumo calórico. Nuestro cuerpo con su contextura, su peso y las actividades físicas que realizamos tiene un presupuesto de calorías que debemos consumir en el día para mantenernos en el peso. Para que tengan una referencia una persona que NO hace deporte debe consumir 30 calorías por cada kilo de peso si desea mantenerse y menos si desea rebajar. Así una cuenta fácil, si peso 55 kilos y no hago deporte mi presupuesto diario son 1.650 calorias.

¿Qué ocurre cuando me excedo de mi prespuesto?, pues simple comienzo a ganar peso. Cómo el cuerpo es un banco que siempre te va a dar prestado, todas esas calorías de más se van acumulando en la cintura, la cadera y demás partes del cuerpo y entras en lo que quise llamar por analogía la bancarrota del peso.

Lo primero para mantenerse sano es entender cuanto es el presupuesto calórico de cada uno, y luego entender que tienen las comidas. Podrá sonar fastidioso, pero igual que somos meticulosos cuidando nuestro presupuesto personal y nuestras inversiones, contar las calorías también lo es porque es la manera que sabemos como estamos manejando el presupuesto de nuestro cuerpo.

Al igual que manejamos nuestro dinero, puedo irme a comprar una falda en el Sambil o irme al centro de Caracas y conseguirla más barata y por ende comprar más faldas con el mismo dinero allá. Lo mismo ocurre con las calorías puedo ingerir comida alta en calorías y comer menos cantidad por más calorías u optar por las frutas y los vegetales que al ser bajos en calorias me permiten comer más porciones y me dan mayor saciedad. Estos últimos pues, me permiten una mejor administración de mi presupuesto calórico diario.

Es importante entender la dinámica de calorías con que funciona nuestro cuerpo, tanto para rendir mejor en los deportes, como para mantener el peso y para nutrirnos adecuadamente. Lo difícil a veces es saber cuanto tiene cada alimento, pero como les mencionaba en otros post, en Internet existen millones de sitios que pueden aportarnos esta información y nos harán la vida fácil en ese sentido. En mi caso uso fitday.com.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s