El por qué sigo contando calorías.


Recientemente, he leido muchos consejos en los que se sugiere olvidarse de la palabra caloría, de no preocuparse por este parámetro y de enfocarse en comer sano. Además leí un artículo (en inglés), excelente de porqué las calorías no importan en lo absoluto: Why Calories Don’t Matter

Si bien entiendo los conceptos detrás de estos consejos y de hecho los comparto, a mi en lo personal me gusta y voy a seguir contanto las calorías. Les explico primero porque lo desaconsejan y luego les cuento el porqué yo prefiero seguirlo haciendo.

La razón por la que lo desaconsejan es que hemos recibido por tantos años el mensaje de contar las calorías, que se llego a la hipersimplificación del concepto sin tener en cuenta que la nutrición es una ciencia detallada y donde la palabra clave siempre es BALANCE. Con el cuento de las calorías, puede pasar que haya personas estresadas “comiendo por números” sin disfrutar la comida, pero también se ve con frecuencia personas que prefieren meterse 300 calorías diarias en una coca-cola llena de ázucar vs 300 calorías en frutas y vegetales que serían el equivalente a comerse 2 manzanas, una taza de fresas y un yogurt descremado pequeño, todo por el mismo precio (en calorías) que una lata de Coca-Cola.

Tal cómo describe el artículo que compartí arriba, el efecto que tiene la Coca-Cola en nuestro cuerpo es totalmente distinto al que tendrá el combo de frutas y yogurt, a pesar de que sean las mismas calorías, dado que, la primera opción al estar full de ázucar nos disparará el nivel de ázucar en la sangre y nos hará tener hambre en muy poco tiempo, mientras que la segunda opción nos dará fibra, ideal para protegernos del cancer de colón y como si fuera poco nos dará hambre más tarde gracias al efecto saciador de la fibra en nuestro cuerpo. Creo que con el ejemplo queda claro que a pesar que ambas opciones sean 300 calorías, es mejor quedarse con las frutas y el yogurt.

Ahora bien, en muchos aspectos entiendo y soporto el consejo de no enfocarnos SÓLO en las calorías y si el llevar ese detalle te causa más estrés y te hace olvidar el placer que es comer, definitivamente sigue el consejo y deja de llevarlas. Ahora bien….. en mi caso prefiero seguirlo haciendo, les explicó el porqué:

1.- Mi profesión es ingeniería de producción, amo los números y los indicadores, estoy acostumbrada a llevarlos en mi día a día laboral y siempre me apoyo en ellos para tomar decisiones. No veo porque sacarlos de mis tareas diarias cuando llevar un diario de comidas, me da mejor información para tomar decisiones a futuro y hacer cambios.

2.- A mi en lo personal no me estresa, ni pierdo el placer por la comida por  pesar la comida y llevar mi diario. Cómo mencione arriba es algo que me encanta hacer y se me hace natural. Es excelente poder revisar mis estadísticas y ver todos los cambios que han ido ocurriendo tanto en términos nutricionales como en términos de entrenamiento deportivo. Para mi esta mejora es una fuente de inspiración más que una incomodidad.

3.- Tengo muy claro que alimentación saludable significa balance y variedad. Balance en grasas, proteinas y carbohidratos. Balance en el tipo de alimentos que me como. Balance incluso en las fuentes de los nutrientes. Siendo así, cuando veo las 300 calorías de la Coca-Cola pero veo ninguna vitamina y ningún mineral, me preguntó internamente si de verdad quiero “gastar” esas 300 calorías en esa baratija…. Y normalmente tener noción de las dimensiones de las calorías e imaginarme cuanto implica quemarlas en el gimnasio me da un factor de decisión más claro y sencillo para perseverar a la hora de elegir mi alimentación cada día.

4.- Vivimos en un mundo obesogénico, donde hay abundancia de alimentos, sobretodo los procesados y donde las porciones se han magnificado haciendo que los queremos alimentarnos sanamente tengamos que hacer un esfuerzo extraordinario para conseguirlo. Las porciones importan y dado que estamos acostumbrados a comer de más, podemos fácilmente creer que estamos comiendo poco cuando no necesariamente es así. Llevar las calorías en cierta forma obliga a pesar las comidas más delicadas (por ejemplos proteinas, granos etc) y ver cuanto es la porción adecuada.

5.- Las comidas pueden ser super sanas, pero aunque las calorías no lo son todos, siguen importando….. Caso específico la Quinoa. Este fabuloso producto, gustoso, que nos permite darle otras texturas a nuestros platos y con la que se puede hacer desde ensaladas hasta galletas. La quinoa gracias a la cantidad de proteinas que tiene, nos regala la bendición de la saciedad y nos calma la ansiedad de la comida, sin embargo, esa misma cantidad de proteina y fibra que nos regala la saciedad, la hace extremadamente calórica. Unos 100 gramos de Quinoa son 350 calorías, si me da por comer mucha Quinoa, creanme que engordaré, no porque la Quinoa sea mala, sino porque las calorías siguen importando, el balance es de energía no de masa.

Si decides contar calorías como yo, hazlo porque lo disfrutas y le ves valor, es decir aprendes de esa info que ves todos los días. Si lo que hace es causarte estrés, busca entonces seguir la regla de preferir lo natural, frutas, vegetales, productos no procesados y ten cuidado con las porciones de todo lo que salga de frutas y vegetales. Hasta el próximo post.

One response to “El por qué sigo contando calorías.

  1. Pingback: Del porqué odio la palabra “Dieta” | rebajando

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s